El líder del grupo Estado Islámico en el Gran Sahara y mercenario del "Polisario", Adnan Abou Walid al-Sahraoui, abatido por las fuerzas francesas

Publié le Jeudi 16 Septembre 2021 à 17:35 | MAP


​París - El líder del grupo yihadista Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y mercenario del "Polisario", Adnan Abu Walid al-Sahraui, fue abatido por las fuerzas francesas, según anunció anoche el presidente francés Emmanuel Macron en Twitter.


"Se trata de un nuevo éxito importante en la lucha que libramos contra los grupos terroristas en el Sahel", añadió el Jefe de Estado francés.

Este verano, en junio y julio, París ya había anunciado la muerte o la captura de varios responsables de alto rango del EIGS por parte de la fuerza francesa Barkhane y sus colaboradores, en el marco de su estrategia de persecución de los dirigentes y ejecutivos de las organizaciones yihadistas.

El líder del EIGS "murió tras un ataque de la fuerza Barkhane", tuiteó por su parte a la ministra francesa de los Ejércitos Florence Parly, saludando también "un golpe decisivo contra este grupo terrorista". "Nuestra lucha continúa", afirmó.

El EIGS, creado en 2015 por Adnan Abu Walid al-Sahraui, miembro del "Frente Polisario" y del movimiento yihadista al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), fue designado como "enemigo prioritario" en el Sahel, en la cumbre de Pau (suroeste de Francia), en enero de 2020.

En efecto, se considera que está detrás de la mayoría de los ataques en la región de las "tres fronteras", un vasto espacio de contornos vagos a caballo entre Malí, Níger y Burkina Faso.

Esta zona constituye el objetico recurrente de ataques de dos grupos armados yihadistas: el Estado Islámico en el Gran Sahara (EIGS) y el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes (GSIM), afiliado a Al Qaeda.

El EIGS llevó a cabo ataques especialmente mortíferos, dirigidos contra civiles y militares, en Malí, Níger y Burkina Faso. Había atacado a soldados estadounidenses en un ataque mortal en octubre de 2017, en el que cuatro soldados estadounidenses de las Fuerzas Especiales y cuatro nigerianos fueron asesinados en una emboscada en Tongo Tongo, cerca de Malí, en el suroeste de Níger. A finales de 2019, el EIGS había llevado a cabo una serie de ataques a gran escala contra bases militares en Malí y Níger.

El 9 de agosto de 2020, en Níger, el jefe del EIGS ordenó personalmente el asesinato de seis trabajadores humanitarios franceses y de sus guías y conductores nigerianos. Este ataque contra jóvenes comprometidos con la ayuda humanitaria había suscitado una viva emoción en Francia y en Níger, clasificado después en zona roja, es decir "formalmente desaconsejada", con excepción de la capital Niamey, por el Ministerio francés de Asuntos Exteriores.

Después de más de ocho años de compromiso importante, Emmanuel Macron anunció en junio una reducción de la presencia militar francesa en el Sahel y el fin de la operación antiyihadista Barkhane en favor de un dispositivo reforzado, centrado en las operaciones antiterroristas y el acompañamiento en la lucha de los ejércitos locales, en torno a una alianza internacional que asocia a europeos.

"La nación piensa esta noche en todos sus héroes muertos por Francia en el Sahel en las operaciones Serval y Barkhane, en las familias enlutadas, en todos sus heridos. Su sacrificio no es en vano. Con nuestros socios africanos, europeos y estadounidenses, continuaremos esta lucha", añadió Emmanuel Macron en otro tweet.