Marocafrik : Bulletin d'information maroco-africain
           

Marruecos/Argelia: Cuatro preguntas a Juvenal Urizar Alfaro, presidente de la fundación chilena "Acción Global Sur”

Publié le Jeudi 2 Septembre 2021 | MAP



​Santiago - En una entrevista concedida a la MAP, el presidente de la Fundación chilena "Acción Global Sur", Juvenal Urizar Alfaro, considera que nada justifica la ruptura, por parte de Argelia, de sus relaciones diplomáticas con Marruecos.


He aquí las respuestas del abogado y profesor chileno de relaciones internacionales a las preguntas de la MAP:

1 - ¿Le sorprendió la decisión de Argelia de romper las relaciones diplomáticas con Marruecos? ¿Por qué le ha sorprendido?

- Sin ninguna duda, la extraña decisión argelina provocó cierta sorpresa en el pueblo marroquí y en la comunidad internacional en general, además del natural malestar que pueda provocar una ruptura de las relaciones, contrariamente a las prácticas diplomáticas entre las naciones civilizadas, sobre todo porque cuanto más larga es la justificación, más difícil es de creer.

Aparentemente, Argelia no aprecia el desarrollo social, político, económico y educativo que está experimentando Marruecos, y mucho menos la actitud que ha adoptado Estados Unidos al reconocer la soberanía del Reino sobre las provincias del sur. Sería una mezcla de varias razones, pero este Tutti Frutti de pretextos no justifica que un Estado rompa unilateralmente las relaciones diplomáticas con otro Estado de la noche a la mañana.

2 - Más allá de la larga declaración que el ministro de Asuntos Exteriores argelino leyó sobre este tema, ¿cuáles son las verdaderas razones que podrían justificar esta decisión en su opinión?

- Creo que hay un acto simulado y un acto disimulado.

El acto simulado es poner fin a la cooperación en el gasoducto Magreb-Europa para abastecer el sur de España. Su vertiente económica está destinada a presionar o a castigar. Por lo que sé, el contrato expira a finales de este año, y si no se renueva, este gasoducto pasa a ser propiedad del Estado marroquí. Así que en realidad lo que pierde Marruecos es mínimo. Argelia pierde más, porque el otro gasoducto que permite abastecer directamente a España tiene poca capacidad y, por tanto, es menos competitivo.

El acto disimulado detrás de las verdaderas razones que justifican claramente el porqué de la ira, de la envidia y de la perfidia por parte de Argelia son sus planes para el polisario que no han funcionado. La cuestión de la pandemia y el próximo boom económico post-pandémico harán que los planes de Argelia sean más quiméricos que nunca.

3 - ¿Por qué cree que el gobierno argelino ha ignorado la mano tendida de Marruecos?

- Marruecos siempre ha tenido la voluntad de diálogo y entendimiento. Lo ha demostrado a través de sus relaciones con todos los países de África y, en otros lugares, con países que están a favor de los principios y normas de la cooperación Sur-Sur y de las prácticas universalmente aceptadas en este ámbito. El "juego de suma cero" de Argelia afecta más al pueblo argelino, que necesita más espacio para el trabajo, la salud y la educación. Esta actitud es política partidista, política con p minúscula, no una visión de Estado.

4- ¿Cómo podría ser el futuro de estas relaciones rotas?

- En cuanto al futuro, creo que la razón debe prevalecer por el momento, porque las mentes en Argelia están sobrecalentadas. Estoy seguro de que dos naciones que, histórica, geográfica y étnicamente, comparten una tradición y un patrimonio comunes, están naturalmente condenadas a entenderse. En el siglo XXI, las relaciones internacionales se basan en la fórmula Win-Win (...). Estoy seguro de que el ciudadano argelino, llegado el momento, hará saber a las autoridades de su país, con hechos y no con palabras, que es necesario volver a la mesa de negociaciones y esperemos que se restablezcan las relaciones diplomáticas sobre mejores bases. Espero que triunfe la razón y que se reanude el diálogo. La mano de Marruecos sigue tendida. La justicia y el derecho deben prevalecer, por todo lo que Marruecos ha hecho, no sólo con Argelia, sino también con el Magreb y en toda África. Marruecos es el embajador natural, el mediador natural que ejerce sus buenos oficios en nombre de todo el continente africano.